El proyecto “Mónaco, capital de la náutica” cumple ahora diez años y, mirando al futuro, aprovecha para cambiar su nombre por el de “Monaco, Capital of Advanced Yachting“.

El Yacht Club de Mónaco ha celebrado recientemente la ceremonia de botadura, cuyo escenario -y no podía ser otro- fue la quinta edición de la Monaco Ocean Week, organizada por la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco en el Instituto Oceanográfico y el Centro Científico del Principado de Mónaco. Durante el acto, se debatió largamente sobre los retos y las innovaciones tecnológicas que deberá afrontar la producción de embarcaciones a motor en los próximos años para reducir las emisiones contaminantes y contribuir así a frenar el calentamiento global: estas mismas cuestiones están en el centro de la renovación de la marca “Mónaco, capital de la náutica avanzada”.

Lanzado en 2012, el proyecto “Monaco Capital of Yachting” comenzó como una especie de red de marcas con el objetivo de consolidar el posicionamiento del Principado de Mónaco como centro de excelencia en el sector náutico. “A partir del simple objetivo de sensibilizar a los operadores locales del sector”, explicó el Príncipe Alberto II, Presidente del Yacht Club de Mónaco, durante las celebraciones, “pronto se hizo evidente que este nuevo enfoque sería obvio para el Principado: de hecho, estoy convencido de la eficacia de la adhesión colectiva a la marca “Mónaco Capital de la Náutica Avanzada” como medio para elevar nuestra autoridad internacional en este sector.”

“Tengo la intención de fomentar y promover nuestra tradición de innovación”, continuó el Príncipe Alberto II de Mónaco, “que se basa en el progreso tecnológico para construir un futuro responsable para la náutica, en línea con los objetivos de desarrollo sostenible de las Naciones Unidas que comparto a través de mi fundación”. Este principio rector es sinónimo de crecimiento respetuoso con el medio ambiente, lo que implica darse cuenta de que el desarrollo sostenible no es una limitación, sino una palanca que puede mejorar la resistencia del sector, generar valor añadido y contribuir a construir un ecosistema sano y una comunidad fuerte”.